¿Cómo implantar la Responsabilidad Social en la pyme?

Inicio / Blog / ¿Cómo implantar la Responsabilidad Social en la pyme?

Esta es la Guía para desarrollar un Plan de Responsabilidad Social en empresa, a través de 6 pasos detallados es posible orientar tu empresa hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. En el despacho de Commercial Criterio te ayudamos hacerlo.

Indice.

• Definición de la RSC según el Libro Verde de la Comisión Europea.
• Beneficios de la RSC.
• La relación entre Sostenibilidad y Responsabilidad Empresarial.
• 6 pasos para diseñar un Plan de Responsabilidad Social en la empresa.

La Responsabilidad Social Corporativa ha venido para quedarse, y cada vez más empresas se plantean la implantación y mantenimiento de planes globales de RSC.

Definición de la RSC según el Libro Verde de la Comisión Europea.

« Es la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores».

Beneficios.

• Mejora el clima laboral
• Atrae talento
• Fomenta la innovación
• Reduce el impacto sobre el medio ambiente
• Ayuda a mejorar la imagen corporativa
• Fideliza los clientes.

La relación entre Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa.

La sostenibilidad nace con un significado fundamentalmente ecológico para luego abarcar otros ámbitos como el económico. En 1987, el principal Informe de la Comisión Bruntland ( entidad de la ONU ) define el siguiente contenido asociado a sostenibilidad:

“Desarrollo sostenible, es aquel que garantiza las necesidades del presente sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades ( visión a largo plazo)”

En esta línea, y a lo largo de los años, se comienza a hablar de las sostenibilidades de la empresa, en tanto en cuanto que las empresas emplean recursos no estrictamente naturales, sino de muy diverso tipo ‒recursos que, al igual que los naturales, ni son ilimitados ni se reponen de inmediato‒.

Y es que en la vida de una empresa es necesario un uso sostenible y pensado de una variedad de recursos. (financieros, instalaciones, materias primas, equipos informáticos) Así como la preparación y motivación de los equipos humanos, a la vez que se tiene en cuenta el entorno social en el que se ubica la empresa ( ciudad, región, país)

Por ello se habla de tres sostenibilidades:
• La económica, la social y la medioambiental.

La sostenibilidad económica.

La sostenibilidad económica tiene mucho que ver con la rentabilidad de la empresa, este es un requisito muy importante; asegura la prosperidad del propietario y de su familia, crea y mantiene empleo (y por tanto asegura la prosperidad de sus trabajadores). También genera recursos para invertir en innovación y desarrollo, así como en la mejora de las instalaciones.

La sostenibilidad social.

La empresa socialmente sostenible es aquella que añade valor a las comunidades con las que se relaciona y cuyo propósito se encuentra alineado con el desarrollo de dichos públicos. Así, permite mejorar las condiciones laborales de la plantilla ; Formación, beneficios sociales, beneficios laborales, lo mismo que facilita la orientación social hacia la comunidad y mercados en los que operamos.

Y por último ; la sostenibilidad ambiental.

Esta sostenibilidad parte de la base de que la depreciación de los recursos naturales posee un carácter irreversible (Lovins et al., 1999; 146). Por tanto debemos actuar siempre a medio y largo plazo cuando de energía, materias primas, residuos y resto de recursos se trata.

Ante este planteamiento. Surge la duda de cuál es el mejor camino para integrar la nueva RSC en nuestra empresa.
Los ODS ( Objetivos de desarrollo sostenible) como eje de la Responsabilidad Social Corporativa.
Los Objetivos de desarrollo sostenible son el plan maestro para conseguir un futuro sostenible para todos.

Estos objetivos, aprobados por 193 países, se basan en el hecho de erradicar la pobreza, el hambre, la desigualdad e injusticia, así como hacer frente al cambio climático, todo ello bajo el lema: “NO DEJAR A NADIE ATRÁS”
Si analizamos con un poco de detalle ese plan observamos que no es fruto de las ideas “ iluminadas “ de un grupo de funcionarios, más bien parece un plan sensato para continuar con el desarrollo económico actual, pero con mucho sentido común.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se definieron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en Río de Janeiro en 2012. El propósito era crear un conjunto de objetivos mundiales relacionados con los desafíos ambientales, políticos y económicos con que se enfrenta nuestro mundo.
Definitivamente , estos objetivos orientan las tres sostenibilidades. Son 17 , pero muy relacionados entre sí y poderosamente relacionados con las necesidades que tiene nuestra empresa en términos de responsabilidad social.

¿Cómo diseñar un Plan de Responsabilidad Social paso a paso?
1.-Política y declaración de intenciones.
2.-Diagnóstico inicial.
3.-Definición de objetivos y planes de acción.
4.-Implementación de acciones.
5.-Monitorización.
6.-Reporting y comunicación.

El Plan estratégico como base de trabajo para el Plan de RSC + ODS.

Para construir un plan de responsabilidad social corporativa según los pasos indicados debemos partir del plan estratégico de la empresa.( ver aquí) El plan incluirá el Diagnóstico inicial, desde las dos perspectivas; interna y externa.
A continuación se definirán los objetivos y planes de acción de la empresa, que aseguran su crecimiento y desarrollo, enlazados con los ODS, que orientan los planes de acción y les dan sentido.
Vemos que hacer responsabilidad social desde el Plan Estratégico es más sencillo que “inventar” acciones filantrópicas sin más sentido que los intereses de la dirección.
Por supuesto que se plantea, como en cualquier plan estratégico , una monitorización estricta de los objetivos a través de indicadores y de metas que alcanzaremos.

Reporting y comunicación.
Por último, el paso de reporting y comunicación es muy relevante en un Plan Responsabilidad Social Corporativa.
Un reporting sólido y claro de cara, tanto al consejo de administración, como a los accionistas, así como al comité de dirección.
Y para terminar, una política de comunicación recurrente como base de trabajo para la sociedad , así como para todos nuestros stakeholders; proveedores, clientes, administración, banca y quienes consideramos relevantes en el sector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *